domingo, 23 de abril de 2017

MAYO



CON FLORES A MARÍA

El mes de mayo se acerca, ¡que mes más bonito!, luminoso y lleno de flores: en el campo los agricultores, deseosos casi siempre de ver la lluvia, que por San Isidro es siempre bienvenida, están más tranquilos; porque después de la siembra, las labores son más sosegadas, a la espera de la recogida de la cosecha.
En nuestra niñez cuando correteábamos por nuestro pueblo, mayo era el mes de la Virgen, de las flores y del rosario, que todas las tardes-noche la maestra de turno lo rezaba en la iglesia. Los domingos se guardaba fiesta, el rosario se rezaba por la tarde. Los niños y niñas íbamos al campo a buscar flores y con unos versos le ofrecíamos (algunos niños), a la Virgen del Rosario un ramito cada uno, cada semana del mes; al final de todo cantábamos a la Virgen la canción de “Venid y vamos todos” con mucho amor y devoción. Era muy sencillo pero se salía un poco de la rutina y lo pasábamos bien. La canción decía así:
Venid y vamos todos, con flores a porfía,
con flores a María que madre nuestra es (bis).
De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella, postrados a tus pies (bis).
Venimos a ofrecerte las flores de este suelo,
con cuanto amor y anhelo, Señora tú lo ves.
Por ellas te rogamos, si cándidas te placen,
las que en la Gloria nacen, en cambio tú nos des.

martes, 18 de abril de 2017

¡QUÉ ALEGRÍA!



CASTRILLO
TRASERA DE NUESTRA IGLESIA Y CEMENTERIO, LA HIEDRA LLENA TODA SU FACHADA

 UN PAJAR QUE AGUANTA EN PIE AL CABO DE LOS AÑOS  
LOS EDIFICIOS CADA DÍA MÁS DETERIORADOS


CARRIAS MI OTRO PUEBLO


UN ESTUPENDO PASEO POR EL CAMPO
VALLE QUERIDO
REGATILLO DE LOS ANIMALEJOS
 ALIAGAS EN FLOR
La semana santa de mi niñez y juventud era bastante triste y aburrida, no se podían tocar las campanas, eran días de silencio, iglesia y rezos. Las radios que eran la única distracción que podíamos tener, solo emitían música sacra y algunas noticias; menos mal que no faltaban las partidas de cartas en la taberna para los hombres; y en cualquier gloria para las mujeres. A la juventud no le faltaba la gloria de turno, en la casa de cualquier moza. El Viernes Santo que era el día que se guardaba fiesta en respeto a la crucifixión de Jesus, cada poco se iba a la iglesia a rezar y hacer compañía al Santísimo; por la tarde-noche se rezaba el Vía Crucis en la iglesia. El sábado Jesús resucitaba, ya se podían tocar las campanas y el domingo con misa y procesión se encontraban Jesús y su madre la Virgen María, así terminaba la semana santa. 
Bien diferente es ahora, que la mayoría de la gente tiene vacaciones y todos tienen sus coches. Las carreteras se colapsan porque a todo el mundo le da por marchar de sus casas en diferentes direcciones. Nosotros este año hemos estado en nuestra tierra, el domingo aprovechamos para ir de visita a “mis pueblos”. Un precioso día nos esperaba y fue un día absolutamente especial; en Castrillo había algunas personas, “turistas” que no lo conocían y tuvieron la idea de ir a visitarlo, era gente muy maja y esas personas son las que da gusto conocer, porque otras dan hasta miedo, y para los que somos del pueblo nos da un poco de pena que no den la cara. ¡No cambio esa visita por ninguna ciudad del mundo! Qué tendrán nuestros pueblos y nuestras raíces, que estamos tan pegados a ellos como la hiedra a la pared de nuestra iglesia.

miércoles, 5 de abril de 2017

CUENTO



   LA PERRITA LUNA
   
Luna era una perrita encantadora: inteligente, obediente y muy simpática, pero también un poco traviesa, atrevida y curiosona. No le gustaba salir atada y mucho menos con bozal. Su dueña le llevaba de paseo por el campo, le quitaba las ataduras y ella correteaba a sus anchas husmeando todo lo que estaba a su alrededor. Un buen día Luna, corriendo detrás de un pajarito se fue más lejos que de costumbre y su dueña la perdió de vista. Pero Luna no estaba perdida, ella buscaba a cualquier animalito para jugar con él y hoy que estaba sola, tenía muchas posibilidades de entablar conversación con cualquiera.

   De pronto apareció un pequeño insecto que se entretenía dando vueltas a una bola de estiércol, que le doblaba el tamaño. Luna se le quedó mirando embobada viendo como trabajaba aquel dichoso bichejo. De pronto el animalillo se quedó parado y dijo:

   –¿Qué miras, no ves que estoy trabajando?   

   –Eso veo, pero… ¿para qué?

   –Es la comida de mi familia.

   ¡Ah! vaya comida más rara.  

   El animalillo le dijo a la perrita: –¡No te acerques mucho, si me das la vuelta me quitas el nombre!

   –Y cómo te llamas, si puede saberse –dijo Luna.

   –Me llamo Escarabajo.

   –¡Uy!, que nombre más feo. ¿Y quién te lo puso?

   –No lo sé, así se llaman mis padres, mis hermanos y mis abuelos, todos nos llamamos igual.

   –¡Pues vaya raros que sois!, yo me llamo Luna, me lo puso mi dueña, dice que así se llamaba mi mamá.

   –¡Anda, pues tu dueña tampoco se rompió la cabeza pensando el nombre!

   –Ya, pero el mío es bien bonito y el tuyo no.            

   –¿Y cómo se llama tu familia?

   –Nosotros somos perros, y a cada uno nos ponen un nombre.

   ¡Ah!, pero si todos sois perros, es como nosotros que todos somos escarabajos. ¡Mira por ahí viene la lagartija! ¿Cómo se llamará ella? Oye lagartija, ¿tú tienes nombre?

   –Pues claro, yo me llamo Clara –dijo la lagartija y se marchó corriendo, dejando a Luna y al escarabajo con la palabra en la boca.

   –Mira por ahí viene la lombriz, ¿oye lombriz, tú tienes nombre? –dijo la perrita.

   ¡Vaya pregunta más tonta!, todo el mundo tiene su nombre. ¿Sabes?, me lo acabas de llamar; me voy que tengo mucha prisa –dijo la lombriz.             

   De pronto apareció el topo, que como es ciego, y no ve nada ni a nadie, se pregunta en voz alta:

   –Dónde estará la lombriz, dónde se habrá metido, ¡ya me he quedado sin comida otra vez!

   –¿De que lombriz hablas? –preguntó el escarabajo.

   –¡A ti que te importa! –contestó el topo.

   –Vaya si es mal educado el topo –dijo la perrita.          

   –Si hubiera sido tu comida no dirías lo mismo –dijo el topo.

   –Claro, seguro que el topo tiene hambre, pero no le hemos preguntado su nombre –dijo el escarabajo.   

   –Con bichos tan poco educados es mejor no hablar –dijo Luna.

   –¿A quién llamas mal educado, perro?, eso lo serás tú –dijo el topo enfadado, sacando la cabeza de su madriguera.         

   –Mira topo, yo no soy perro, soy una perrita, y mucho más educada que tú –dijo Luna.     

   –No te enfades topo, solo queríamos saber si tienes nombre y como te llamas –dijo el escarabajo.

   Hacéis unas preguntas muy raras, ¡como no voy a tener nombre!, yo soy el topo Poto, porque así me pusieron mis padres, y si no queréis nada más, me voy –dijo el topo y se fue tranquilamente a su casa.

   –¡Mira que mariposa más bonita, escarabajo! –dijo la perrita.

   –Oye graciosa, a mi no me llames escarabajo –dijo la mariposa, que no había visto al citado bichejo– yo soy mucho más elegante y bonita que él.

   –Oye guapa, en este mundo, cada uno es como es, y no presumas tanto por si acaso –dijo el escarabajo.

   –Sí –dijo Luna–, cada uno es como es y todos debemos respetarnos. Ya es hora de que nos vayamos, mi dueña me llama para ir a casa. Hasta otro día escarabajo, espero encontrarte para hablar contigo otro rato.    
   –Adiós Luna, espero verte: y ya sabes, cuando veas a uno de nosotros, no le des la vuelta, le quitarás el nombre y seguramente la vida.

viernes, 31 de marzo de 2017

SEMANA SANTA

Ahora ya estamos pensando en la Semana Santa, la mayoria de la gente porque tiene unos días de vacaciones: los niños están encantados porque no tienen que ir a sus clases, y dejarse de madrugones, los mayores desean aprovecharlos para visitar sus pueblos o conocer otros nuevos, otros porque desean sacar a sus santos en las procesiones, y así cada uno pensando en que el tiempo acompañe para poder disfrutar al máximo. También hay gente que le gusta ver las procesiones y rezar en recogimiento y silencio. Que cada uno haga lo que mejor le parezca y si salen de sus ciudades, vuelvan a encontrarse con los suyos al regreso. Suerte para todos y que cada cual viva sus vacaciones como le apetezca, sin meterse con nadie, y que nadie se meta con ellos.
 ORACIÓN
 Ahora que andamos tan acelerados
que no queda tiempo ni para pensar,
que estamos perdiendo nuestra poca fe
y hemos olvidado hasta de rezar.
Agradezco al Cielo que me dio una madre,
agradezco al Cielo que me dio una cuna,
agradezco al Cielo todos mis sentidos,
agradezco al Cielo el sol y la luna.
Agradezco al Cielo que puedo reír,
agradezco al Cielo que puedo comer,
agradezco al Cielo tener un cobijo,
agradezco al cielo ver amanecer.


viernes, 24 de marzo de 2017

CASTIL DE CARRIAS

COSAS DE CASTRILLO
Hoy le toca el turno a Castrillo: Ya sé que a la mayoría de los castrillanos, les hará gracia ver estos documentos y reconocer a muchas personas, que  la mayoría de los del pueblo hemos conocido: sobre todo a las personas de las fechas más recientes. 
He visto que las distancias entre nuestro pueblo y Burgos (por ejemplo) no concuerdan con las de ahora, supongo que como entonces no teníamos carretera, lo tomarian por el camino más corto, como podría ser el de Villanasur, para ir en carros o caballerías y desde alli tomar el autobús. Un abrazo para los castrillanos.
 Un recuerdo para D. José Maria Carranza Campomar (ya fallecido), pintor de este estupendo cuadro.


CASTIL DE CARRIAS, AÑO 1905
Villa con ayuntamiento de 151 habitantes de H y 155 de D. A 11 km de la cabeza de partido y 37 de la capital. La estación más próxima Briviesca a 11 km (N). Su principal producción es avena, cebada y trigo.
ELEMENTO OFICIAL
ALCALDE: D. Pedro Campomar Sáez.
SECRETARIO: D. Roque Campomar Alonso.
JUEZ MUNICIPAL: D. Blas Gonzalez Alonso.
FISCAL: D. Cipriano Gonzalez Alonso.
PÁRROCO: D. Eusebio Iñiguez Alonso.
ESTANCO: Antonio Garcia.
TABERNAS: Máximo Campomar. Santiago Tom
ESCUELAS MUNICIPALES PARA AMBOS SEXOS. 
Auspicio Nemesio Leal.

SEGUIMOS CON LAS COSAS DE CASTRILLO, AÑO 1913
Castil de Carrias: villa con ayuntamiento de 151 habitantes de H y 155 de D. A 11km de la cabeza de partido y 37 de la capital. La estación más próxima Briviesca a 11km. Su principal producción es avena, cebada y trigo.
ALCALDE: D. Toribio Alonso.
SECRETARIO: D. Roque Campomar Alonso.
JUEZ MUNICIPAL: D. …... Echave.
PÁRROCO: D. Eusebio Iñiguez Alonso.
MÉDICO: D. Isidoro Ureta.
ESTANCOS: Antonio Garcia.
CORREOS: Cartería: Eladio Martínez.
TABERNA: Ruperto Martinez.
ESCUELAS NACIONALES: Profesora: Doña Agustina Garcia.

CASTIL DE CARRIAS AÑO 1925
Villa con ayuntamiento: de 167 habitantes de H y 173 de D. a 11km de la cabeza de partido y 37 de la capital. La estación más próxima a Briviesca a 11km. Produce avena, cebada, trigo y legumbres.
ALCALDE: D. Francisco Torre Sáez.
SECRETARIO: D. Valentín Vadillo.
JUEZ MUNICIPAL: D. Justo Alonso Vadillo.
FISCAL: D. Francisco Torre Garcia.
PÁRROCO: D. Eusebio Iñiguez Manso.
MÉDICO: D. Heraclio Navas.
ESTANCO: D. Ruperto Martín.
PAN: Horno vecindario.
SOCIEDADES: Sindicato agrícola.
TABERNAS: Ruperto Martín. Prudencio Torre.
ESCUELAS NACIONALES: Ascensión Bocanegra.

CASTIL DE CARRIAS AÑO 1932
Villa con ayuntamiento de 167 habitantes de H y 172 de D. A 11km de la cabeza de partido y 37 de la capital. Estación más próxima Briviesca a 11km. Fiestas en octubre. Produce cereales, legumbres y ganado lanar.
ALCALDE: D. Francisco Torre.
SECRETARIO: D. Valentín Vadillo
JUEZ MUNICIPAL: D. Ramón Sanz.
FISCAL: D. Daniel Gonzalez.
PÁRROCO: D. Eusebio Iñiguez.
ESCUELA NACIONAL: Profesora: Dña Amalia Inclán.
ELECTRICIDAD: (suministro) Jesús García.
MÉDICO: D. Ricardo Pagola.
ESTANCO: Ciriaca Campomar.
TABERNA: Prudencio Torre.
PAN: Horno vecindario.
PROPIETARIOS Principales: Máximo Campomar. Gregorio Vadillo. Teodosio Vadillo

lunes, 20 de marzo de 2017

CARRIAS 2


COSAS DE CARRIAS
Caminito entre Castrillo y Carrias, dos puntos queridos.
Mi curiosidad innata por las cosas de (mis pueblos) y de mis familiares antepasados, hace que siga buscando. A veces encuentro por aquí, cosas que no sabía ni con mucho.
Ni yo, ni ninguno de mis primos conocimos a los abuelos paternos y seguramente (como yo), no sabrán mucho de ellos. Yo he encontrado algo más; por otro sitio, pude enterarme que murieron jóvenes, incluso su edad, pero no tuve la precaución de guardarlo. A poco que indaguemos, por aquí se encuentran cosas, que aunque no sean importantes si son curiosas. Por eso yo lo pongo aquí: si alguien lo ve, a lo mejor encuentra algún familiar suyo. Yo he encontrado a mi abuelo, y por cierto, dice, que era uno de los propietarios principales, la pena que no pudo disfrutarlo, ya que tanto él como su esposa, murieron muy jóvenes, dejando cinco hijos. Cinco personitas con pocos años, que adoraban a su hermano mayor. Él fue quién se preocupó de sacarlos adelante y educarlos y por cierto lo hizo de maravilla. 
Que descansen en paz, pues ahora estarán juntos a la derecha del Padre. 
No hace mucho puse una poesía dedicada al tio Paco, si alguien quiere verla solo tiene que buscarla. "AL TIO PACO".  
Seguramente puede haber algún pequeño error, yo nunca he oído que en Carrias se hiciera vino, pero a lo mejor alguien hacía para su casa (aunque fuera de alguna parra).
Seguimos con las cosas de “mis pueblos”, digo de mis pueblos, porque aunque no nací en Carrias me considero tan carriana como castrillana, y como tal me gustan y me interesan las noticias de dichos lugares. Sobre todo porque desconozco casi todo de mis familiares antepasados, pero para muestra bastan estos cuatro botones.
De todas maneras seguiré buscando más cosas cuando pueda y si encuentro las seguiré poniendo. He encontrado a varios familiares y me ha hecho ilusión verlos.

Una buena casa de Carrias año 1990

CARRIAS AÑO 1905
Carrias: lugar con ayuntamiento, de 220 habitantes de H, y 233 de D. A 12 km de la cabeza de partido. La estación más próxima, Briviesca a 11 km, (N). Su principal producción es cereales y vinos. 
ELEMENTO OFICIAL 
ALCALDE: D. Antonio Diaz                           
SECRETARIO: D. Juan Martinez.
JUEZ MUNICIPAL: D. Gregorio Hernandez.
FISCAL: D. Ruperto Viadas.
PÁRROCO: D. Joaquín Rebollo.
ESCUELAS MUNICIPALES PARA AMBOS SEXOS.
PROFESOR: Nicanor Sáez.
MÉDICO: Francisco Alonso. 

CARRIAS AÑO 1913 
Lugar con ayuntamiento, con 206 habitantes de H, y 212 de D. A 12 km de la cabeza de partido y a 40 de la capital. La estación más próxima Briviesca a 12 km (N). Su principal producción es cereales. Posee canteras de yeso, cría ganado lanar.
ALCALDE: D. Ángel Alonso.
SECRETARIO: D. Juan Martínez.
JUEZ MUNICIPAL: D. Eustaquio Santa Olalla.
FISCAL: D. Teodoro Santa Olalla.
PÁRROCO: D. Pablo Campomar.
ESCUELAS NACIONALES PARA AMBOS SEXOS. Profesor D. Nicanor Sáez
ESTANCOS: D. Narciso Hernáez.
MEDICO: D. Isidoro Ureta.
PROPIETARIOS PRINCIPALES: Ángel Alonso. Esteban Martínez. Mariano Martínez. Miguel Martínez. Braulio Quintana. Nicolás Sáez. Eustaquio Santa Olalla.
Antonio Viadas. Ruperto Viadas. 


CARRIAS AÑO 1925
Lugar con ayuntamiento de 206 habitantes de H, y 220 de D. A 12 km de la cabeza de partido y a 40 de la capital. La estación más próxima Briviesca a 10 Km. Fiestas el 24 de septiembre. Produce cereales y cría ganado lanar. Posee canteras de yeso.
ALCALDE: D. Juan Martínez.
DEPOSITARIO: D. Sinforiano Sáez
JUEZ MUNICIPAL: D. Casimiro Alonso.
FISCAL: D. Evaristo Alonso.
PÁRROCO: D. Pablo Campomar.
ESCUELAS NACIONALES: Profesor: Maximiano Acero.
MÉDICO: D. Rafael Hernáez.
TABERNAS: Benito Martínez. Eustaquio Santa Olalla.
PROPIETARIOS PRINCIPALES: Evaristo Alonso. Mariano Martínez. Eustaquio Santa Olalla.

CARRIAS AÑO 1932
Lugar con ayuntamiento de 180 habitantes de H y 188 de D. A 12 km de la cabeza de partido y 46 de la capital. La estación más próxima Briviesca, a 10 km. Fiestas de Gracias, el 24 de septiembre en honor a nuestra Señora de las Mercedes y 29 de noviembre en honor a San Saturnino. Produce cereales, cría ganado lanar, canteras de yeso sin explotar.
ALCALDE: D. Marcos Ortiz.
SECRETARIO: D. Valentín Vadillo.
JUEZ MUNICIPAL: D. Esteban Martínez.
FISCAL: D. Bienvenido Martínez.
SECRETARIO: D. Juan Martínez.
PÁRROCO: D. Pablo Campomar.
PRACTICANTE: D. Eustaquio Hernáez.
TABERNA: Francisco Sáez.
ELECTRICIDAD: (suministro) N. (Francisco)
ESCUELAS NACIONALES: Profesor: D. Antonio Carda.
PROPIETARIOS PRINCIPALES: Mariano Martínez. Eustaquio Santa Olalla.

                                           

sábado, 18 de marzo de 2017

MARGARITAS

LOS ÁRBOLES Y PLANTAS, EMPIEZAN A VESTIRSE CON SUS VESTIDOS VERANIEGOS



Un paseo tapizado de margaritas, ninguna alfombra pudo lucir tan hermosa.

Dicen que la primavera la sangre altera: a veces es verdad y altera nuestras hormonas como si fuéramos adolescentes, otras nos fastidia a cuenta de las alergias al polen de nuestras plantas. La naturaleza que es absolutamente sabia, intuyendo la primavera nos brinda estampas  maravillosas. Viendo día a día como los árboles se van vistiendo con sus hojas verdes, y los pajaritos, palomas y otros animalitos disfrutan de su ramaje, construyendo sus nidos que servirán de refugio y abrigo para criar a sus pequeños

viernes, 10 de marzo de 2017

NUESTROS PUEBLOS SOLITARIOS



A CASTRILLO
Fíjate bien en sus casas
si vas mañana a mi pueblo,
y mándame sus mensajes;
quizá, ya no vuelva a verlo.
Si pasas por la fuente y el río
dales recuerdos míos;
quizá no los vuelva a ver,
el tiempo pasa tan rápido…
Recuerda aquél pan sabroso
si pasas por los trigales,
es el pan de nuestra tierra
con ‘sudor’ de nuestros padres.
Si paseas por sus calles   
y piensas que alguien te llama,
no pares, ni te detengas,
quizá sea tu nostalgia.
Mas si te vuelve a llamar
salúdalo de mi parte,
que quizá vaya con prisa
y se encamine a otra parte.
Visita todas sus calles
y sus casas derruidas,
que se alegrarán de verte
y de tener compañía.
I.S.S

miércoles, 1 de marzo de 2017

EL PATITO PATÁN

CUENTO
La pata Patosa tenía seis patitos, todos muy bonitos; pero… ¿Dije todos?, pues no, había un patito feúcho, desmañado y patoso, sus hermanos le llamaban Patán. Todos los patitos iban muy contentos a jugar y a nadar al estanque… menos el patito Patán.
Su madre lo quería mucho y trataba de enseñarle con paciencia, sus hermanos intentaban que nadara como ellos, pero el patito no sabía y los hermanos se desesperaban y le decían que no sabía hacer nada. Patán estaba triste y no sabía que hacer, era el más pequeñito de los hermanos y mientras los demás llegaban al estanque con su mamá, él se quedaba muy retrasado.
Mamá pata lo esperaba y los hermanos se enfadaban con él porque llegaban tarde, los otros patos del parque les quitaban el mejor sitio y el pobre patito siempre terminaba llorando.     
Un caluroso día se fueron tempranito al estanque, los patitos corrían alegres: <<¡Hoy si tendremos sitio!>> –decían y se fueron lo más rápido que pudieron.
Pero el patito Patán estaba muy cansado por el calor y con una gran desgana decía: <<Ya iré más tarde, conozco el sitio y no me voy a perder, total, como no me voy a meter en el agua, prefiero la sombra de este árbol>>. Y el patito se quedó tan dormido que no se dio cuenta de que el cielo se estaba nublando y se acercaba una tormenta.
Al poco tiempo empezó a tronar, el patito se despertó sobresaltado y se decía: <<Tengo que buscar a mi mamá, ella me estará buscando>>. Pero llovía tanto que Patán no se atrevió a salir de su refugio. Así estuvo mucho tiempo, hasta que el sol empezó a brillar y salió un arco iris en el cielo.
Ahora el suelo estaba muy mojado pero el patito salió de su escondite y fue a buscar a sus hermanos; cuando llegó al estanque no había nadie y… ahora si que no sabía volver a casa.
Siguió andando, llegó a un pequeño parque y se quedó muy triste en un rincón. Poco después llegaban alborotando tres niños y una niña con un patinete cada uno.
Patán se asustó y no se movió del sitio, de repente la niña que era la más pequeña y jugaba con su pequeño patinete se cayó y llorando fue a sentarse muy cerca del patito. Los demás niños se acercaron a la niña y viendo que solo se había golpeado la rodilla y no tenía sangre ni nada más, siguieron jugando.
La niña se fijó enseguida en el patito y dijo: <<Que patito tan bonito>>. Se acerco lo cogió con mucho cuidado y lo puso sobre su falda. Patán era la primera vez que escuchaba aquella frase tan bonita, y se le quitaron todos los temores, la niña seguía diciendo: <<Pobre pequeñajo, ¿te has perdido?, no te preocupes, te llevaré conmigo>>.
La niña se levantó, metió el pato entre su camisa y otra vez se puso a jugar con el patinete. Los otros niños se acercaron y viendo al pato le decían a la niña: <<Sácalo de ahí que se va ahogar>> y la niña con mucho mimo lo puso sobre el patinete y así, estuvieron patinando mucho rato. Después los niños se fueron a casa, llevaron a Patán con ellos y preguntaban a su madre: <<Mira mamá que patito tan bonito hemos encontrado, ¿lo podemos dejar aquí?>>. Y la mamá de los niños decía: <<Pues ya lo podéis cuidar vosotros, y ya sabéis, a cuidarlo bien, si no, lo llevaremos al corral con los pollos y las gallinas>>.Y desde aquel día el patito Patan fue muy feliz, los niños le hacían mil caricias y se lo disputaban para llevarlo cada día uno en su patinete, a jugar al parque.

domingo, 26 de febrero de 2017

MIEDO ESCÉNICO



MIEDO ESCÉNICO

Dicen que el mejor remedio para quitar los miedos es enfrentarse a ellos. Pero, ¿quién le puede decir a alguien que tiene miedo a volar en avión, que se enfrente a un vuelo sin “más ni más”? Parece difícil pero hay mucha gente que todos los días se enfrenta a cantidad de riesgos sin ningún miedo. ¿Son valientes, osados, o estúpidos? Hay personas que no somos ni lo uno ni lo otro y sin embargo, tenemos muchos prejuicios: timidez, miedo al ridículo, miedo escénico, e incluso miedo a enfrentarse con la gente. Algo de eso, es lo que hace unos días sintió ella cuando tuvo que salir a un escenario. Siempre fue una gran tímida, ha estado la mayor parte de su vida metida en su concha, a cambio de ello empezó a escribir, más que nada para desahogarse y para distraer los tiempos muertos. El papel en blanco no le exigía que lo hiciera bien, le daba la oportunidad de callar si decía algún inconveniente y no le miraba con cara de pena al ver su azoramiento cuando no le salían las palabras. Decidió ser fuerte e intentar salir adelante buscando otros recursos y quitando temores, le costó mucho, de alguna manera y con un gran esfuerzo, poco a poco fue saliendo. Cuando más contenta estaba y cuando ya creía haberlo superado, al salir al escenario se encontró en un gran atasco y con ello arrastró a otra gente que confiaba en ella. Envidia a esa gente que sabe salir airosa de las situaciones, pero no puede remediarlo, en esos momentos no ve ni entiende nada. Pide perdón por el gran ridículo, y siente una vergüenza espantosa.

ABRIMOS UNA BOTELLA DE CAVA

Son las fiestas del pueblo y la familia reunida en el comedor del restaurante comenta las últimas vacaciones. Hace un día extraordinario y todo promete un buen final. Han querido reunirse en el bar de un familiar para estar todos juntos ya que en casa es un poco difícil. Hoy en el comedor solo estarán ellos y con el permiso del dueño del bar, han traído hasta la perrita. Las botellas de cava están fresquitas y el camarero pregunta si desean que él las descorche. Le dicen que no se preocupe, ellos las abrirán cuando llegue el momento.
   El camarero sirve la comida y todos disfrutan de la reunión. Las copas de cava sobre la mesa esperan a recibir el líquido espumoso y dorado, cada uno recoge la suya para brindar por la salud de todos. Cuando uno de los chicos se dispone a abrir la primera de las botellas, una de las chicas se levanta elevando un poco la voz para que todos la oigan bien. <<¡Chicos tengo que daros una buenísima noticia!>>.
   Con la botella en la mano el chico se queda parado y un poco perplejo como todos los demás. La chica mira a su pareja, los dos sonríen y la chica prosigue: bueno, creemos que ya es hora de que todos lo sepáis; vais a ser abuelos y tíos dentro de seis meses, hemos esperado a saber que todo está bien para celebrarlo con toda la familia. Con gran alegría todos les felicitan y al final el chico decide abrir la botella. Después del tiempo transcurrido el cava está un poco movido y al intentar abrirla (“hale hop”), el tapón sale disparado junto con un chorro de líquido que remoja a los asistentes más cercanos, el tapón pega en el techo, rebota en la calva del abuelo y va a parar sobre la perrita, que con un gruñido se refugia debajo de la mesa entre las piernas de su dueño. Todos se ríen, la comida ha sido un completo éxito y todo ha salido muy bien. Un estupendo día para recordarlo siempre.     

sábado, 25 de febrero de 2017

PALABREJAS


AGAPANTO
Una preciosa flor, recogida de internet

  Resultado de imagen de agapantos
Cuando la profesora de taller literario nos dijo que nuestro trabajo, aquel día del año 2013, era hacer un escrito en el que teníamos que meter tres palabras, todos pusimos atención a ellas. Agapanto, Suripanta y Pendasco. Debo confesar que yo no las había oído nunca. Hice mi trabajo y al leerlo, como no era muy elaborado pasó pronto. Guardé mi cuaderno y hace pocos días repasando cosas, lo encontré y decidí ponerlo aquí.

SURIPANTA - AGAPANTO - PENDASCO
Al pasar por la calle Suripanta, entré a tomar un café en el bar Agapanto. La televisión mostraba paisajes de lugares lejanos y mi curiosidad se acrecentó al escuchar la palabra “Pendasco”. Oí como alguien me llamaba y levantaba la mano desde una mesa cercana al mostrador. Eran cuatro de mis amigas para que me uniera a ellas. Cual sería mi sorpresa cuando me acerqué y una de ellas me preguntó por la palabra “pendasco” yo dije que no tenía ni idea, pero de la mesa más cercana alguien dijo: <<Yo creo que es una playa en Cuba>>. Otro compañero suyo contestó: <<No tienes la menor idea, es un peñasco en Gibraltar>>. La conversación fue subiendo de tono, todo el mundo quería opinar. Alguien decía que era un animal marino, otros que era un mono, otros decían que era un pendón, alguno comentaba que era una mujer de mala vida, y así hasta que llegó el señor Manuel.
El señor Manuel era el dueño del bar, famoso por sus estupendos pinchos y su exquisito café. Aparecía cuando menos se lo esperaba, estaba jubilado y tenía en el bar seis camareros que trabajaban a turnos. Él siempre decía que a los empleados había que dejarlos trabajar tranquilos, pero que el “ojo del amo engorda al caballo”.
Al oír aquel jaleo, el señor Manuel se puso en el centro del bar y dijo: <<Yo no sé lo que será esa dichosa palabra, pero el próximo bar que voy a abrir pronto en el centro de la calle, se llamará “Pendasco”, ¿os parece bien?>>. Todos aplaudimos y así se acabó toda la cuestión.
Todavía pienso que querrá decir semejante palabreja. Y me digo: <<Cuando vaya a casa, lo miraré en el diccionario>>.