viernes, 25 de diciembre de 2015

QUE MINA INAGOTABLE, ES EL PEDIR.

HOY 25 DE DICIEMBRE ES NAVIDAD
Día que, según nos vienen diciendo la religión y tradición cristiana nació Jesús. Hoy todo el mundo debería ser feliz, pero por desgracia, la gente sigue llorando por las guerras, que vienen destruyendo la paz, los pueblos, y la dignidad de la gente. Esto ya debería ser cosa del pasado, pero las cuestiones y discusiones nunca acabarán y como decía aquella canción “el que tiene un peso quiere tener diez”, etc.
Aunque siempre ha habido gente pobre y “pobre gente” pero los caraduras siguen existiendo y también esos engañadores y timadores que se aprovechan de la gente buena: como este mendigo de la poesía de don José Espronceda.
José de Espronceda fue un reconocido y destacado escritor romántico, que vivió en España entre los años 1808 y 1842. Desde su adolescencia mostró un profundo interés en distintas cuestiones culturales, y supo reunirse de amistades que satisficieran su sed de conocimientos.

EL MENDIGO
Mío es el mundo: como el aire libre,
otros trabajan porque coma yo;
todos se ablandan si doliente pido
una limosna por amor de Dios.
El palacio y la cabaña son mi asilo,
si del ábrego el furor
troncha el roble en la montaña,
o que inunda la campaña
el torrente asolador.
Y a la hoguera me hacen lado
los pastores con amor.
Y sin pena y descuidado
de su cena ceno yo,
o en la rica chimenea,
que recrea con su olor,
me regalo codicioso
del banquete suntüoso
con las sobras de un señor.
Y me digo: el viento brama,
caiga furioso turbión;
que al son que cruje de la seca leña,
libre me duermo sin rencor ni amor.
Mío es el mundo como el aire libre...
Todos son mis bienhechores,
y por todos
a Dios ruego con fervor;
de villanos y señores
yo recibo los favores
sin estima y sin amor.
Ni pregunto quiénes sean,
ni me obligo a agradecer;
que mis rezos si desean,
dar limosna es un deber.
Y es pecado la riqueza:
la pobreza santidad:
Dios a veces es mendigo,
y al avaro da castigo,
que le niegue caridad.
Yo soy pobre y se lastiman
todos al verme plañir,
sin ver, que son mías sus riquezas todas,
qué mina inagotable es el pedir.
Mío es el mundo: como el aire libre...
Mal revuelto y andrajoso,
entre harapos, del lujo sátira soy,
y con mi aspecto asqueroso
me vengo del poderoso,
y a donde va, tras él voy.
Y a la hermosa que respira
cien perfumes, gala, amor,
la persigo hasta que mira,
y me gozo cuando aspira
mi punzante mal olor.
Y las fiestas y el contento
con mi acento turbo yo,
y en la bulla y la alegría
interrumpen la armonía
mis harapos y mi voz:
Mostrando cuán cerca habitan
el gozo y el padecer,
que no hay placer sin lágrimas, ni pena
que no traspire, en medio del placer.
Mío es el mundo; como el aire libre...
Y para mí no hay mañana,
ni hay ayer;
olvido el bien como el mal,
nada me aflige ni afana;
me es igual para mañana
un palacio o un hospital.
Vivo ajeno de memorias,
de cuidados libre estoy;
busquen otros oro y glorias,
yo no pienso sino en hoy.
Y do quiera vayan leyes,
quiten reyes, reyes den;
yo soy pobre, y al mendigo,
por el miedo del castigo,
todos hacen siempre bien.
Y un asilo donde quiera
y un lecho en el hospital
siempre hallaré, y un hoyo donde caiga
mi cuerpo miserable al espirar.
Mío es el mundo: como el aire libre,
otros trabajan porque coma yo;
todos se ablandan, si doliente pido
una limosna por amor de Dios.

jueves, 24 de diciembre de 2015

OTROS CUENTOS CORTOS

EL USO DE UNA LÁMPARA
–Yo puedo ver en la oscuridad –se jactaba cierta vez Nasrudín en la casa de té.
–Si es así, ¿por qué algunas noches lo hemos visto llevando una lámpara por las calles?
–Es solo para que los otros no tropiecen conmigo.


LAS PATRONAS
Las patronas de las sirvientas son complicadas. Se disgustan por cualquier cosita. Piensan que a cada paso les roban, se burlan de ellas, las espían. No les gusta que las cosas cambien de lugar ni que las sirvientas metan gente a la casa. Odian que la muchacha utilice sus baños, sus jabones, sus peines, el refrigerador, los sillones, las sillas, el teléfono, las camas, el pasillo, la entrada, la salida, las llaves de la casa, al esposo y a los hijos adolescentes. Quisieran tener un ángel maravilloso por sirvienta. Los maridos de las patronas de las sirvientas son más complicados y les da lo mismo esposa, sirvienta, que ángel.
           GUILLERMO SAMPERIO

LA VENIA
Una dama de calidad se enamoró con tanto frenesí de un tal señor Dodd, predicador puritano, que rogó a su marido que les permitiera usar de la cama para procrear un ángel o un santo; pero, concedida la venia, el parto fue normal.
   WILLIAM DRUMMOND

LA VIOLETILLA
Nos trajeron de regalo un palomo blanco, <<para que nos lo comiéramos>>. ¿Quién, después de verlo y acariciarlo, se lo comía? Se lo dimos a los dos niños del jardinero para que lo criaran.
–¿Qué haréis con él?
María, la mayorcita, La violetilla  como le decíamos, grisucha y graciosa, con sus ojos verdes, su pelo pardo con aceite, y sus dientes amarillos, saltó al momento:
–¡Cuidarlo, zeñorito!
Pero el padre mató al palomo aquella misma tarde y se lo comió la familia, digo, él y el niño, Faneguillas, que tenía todo su mimo. La madre y la niña se contentaron con olerlo, agradables a la fuerza.
Al día siguiente, cuando entré, estaban los niños sentados en el umbral jugando a los alfileritos.
–¿Y el palomo? –les pregunté ansioso.
El niño se puso de pie, y sacando la barriga, se dio una palmada en ella:
 –¡Aquí, gualdado!
Y la violetilla María, sonriendo triste, copiaba a su hermano:
–¡Aquí guardado, zeñorito!    
                  JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

GRAN FINAL
El viejo literato dijo a la muchacha que en el momento de morir él quería tener un último momento de lujuria
   ADOLFO BIOY CASARES

CUATRO PAREDES
Siempre encerrada entre estas cuatro paredes, inventándome mundos para no pensar en esta vida plana, unidimensial, limitada por el fatal rectángulo de la hoja.
        ANA MARÍA SHUA

OPUS 1
Alicia despertó de su maravillosa travesía porque unos labios, cubiertos por un fino bigote, rozaron tenuemente los suyos:
–¡El conejo! –gritó alarmada.
El aludido miró a uno y otro lado del prado y como no vio a nadie en las inmediaciones, susurró con picardía: 
–Si quieres conocer el verdadero país de las maravillas, te invito a mi apartamento, preciosa… ¿Vienes?
           ARMANDO JOSÉ SEQUERA

 CABALGANDO
Monté una yegua y tuvimos un centauro
          ALOE AZID

 EL DINOSAURIO
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
AUGUSTO MONTERROSO

FELIZ NAVIDAD Y  SALIDA  DE AÑO 2015  
QUE LOS REYES MAGOS NOS TRAIGAN PARA TODOS UN ESTUPENDO AÑO 2016

CUENTO CORTO

LA SALVACIÓN
Ésta es una historia de tiempos y de reinos pretéritos. El escultor paseaba con el tirano por los jardines del palacio. Más allá del laberinto para los extranjeros ilustres, en el extremo de la alameda de los filósofos decapitados, el escultor presentó su última obra: una náyade que era una fuente. Mientras abundaba en explicaciones técnicas y disfrutaba de la embriaguez del triunfo, el artista advirtió en el hermoso rostro de su protector una sombra amenazadora. Comprendió la causa. <<¿Cómo un ser tan ínfimo –sin duda estaba pensando el tirano– es capaz de lo que yo, pastor de pueblos, soy incapaz?>> Entonces un pájaro que bebía en la fuente, huyó alborozado por el aire y el escultor descubrió la idea que lo salvaría. <<Por humildes que sean –dijo indicando al pájaro–, hay que reconocer que vuelan mejor que nosotros>>.
ADOLFO BIOY CASARES 

martes, 22 de diciembre de 2015

EL AGUA

 AGUA CLARA
Me parece un artículo interesante y quiero compartirlo por si alguien lo lee.

  El agua es importantísima para nuestro organismo, pero a algunas personas nos cuesta mucho beberla, ¡es tan insípida que al final dejas de tomarla. Te puedes hacer infusiones, pero por una cosa o por otra al final tampoco lo tomas. Al fin lees un artículo como este y te preguntas si las molestias que sientes será por eso mismo, y por si acaso coges una botellita y empiezas a beber; pero sigue tan sosa que… ya veremos en lo que quedan las buenas intenciones. En fin, como en nuestro pueblo el agua no era buena no estamos acostumbrados. Nosotros no somos culpables, muchos niños fallecieron por escasez, o por tomarla contaminada.El agua es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida. Densidad: 999,97 kg/    Fórmula: H2O  Punto de ebullición: 100 °C
Un mal silencioso llamado deshidratación leve
Por Ivonne Lara el 18 de diciembre de 2015, 21:30

Sabemos bien que el cuerpo humano está compuesto de agua, un 60-65% aproximadamente. Además, el cerebro se compone en un 70% de agua, la sangre en un 80% y los pulmones se componen en un 90% de agua. Así que no es de extrañar que esta sea vital para el funcionamiento de todo el organismo. Se contemplan tres tipos de deshidratación, leve, moderada y grave. Mientras que las últimas dos tienen síntomas inequívocos y grandes riesgos que, incluso, la última puede costarnos la vida; la deshidratación leve es menos notoria pero más común de lo que se puede creer, sus efectos pueden ser a largo plazo pero sus consecuencias no son menos graves. Es por esto que repasamos los síntomas de la deshidratación leve, lo que significan y algunas consecuencias de no contrarrestarla, sobre todo, cuando implica solo un pequeño cambio en nuestros hábitos.
Boca seca
Tener la boca seca no debe considerarse un síntoma menor pues esta sensación nos advierte no solo de la evidente falta de agua, sino que la producción de saliva no es la adecuada. Recordemos que esta es esencial para la salud de la boca, pues lubrica y protege el tejido bucal de laceraciones, así como de la fricción interna de su funcionamiento. Recordemos que la saliva es también muy importante al comer, es decir, en el inicio del proceso digestivo, incluso para captar el sabor de los alimentos; además, ayuda a la remineralización de los dientes y tiene propiedades antibacterianas.
Piel seca
La piel seca nos habla de una deshidratación leve que se ha mantenido durante un periodo considerable. Recordemos que la piel es el órgano de mayor extensión del cuerpo humano, así que, el que esté seca puede sugerir que no estamos tomando suficiente agua para mantenerla hidratada. Por otro lado, vale la pena diferenciar la piel deshidratada de la piel seca en sí, que se refiere a la condición de ciertas pieles que no producen suficientes aceites para humectarse.
Ojos secos
La sensación de ojos secos también puede deberse a una falta de hidratación durante el día. Recordemos que los ojos producen diversos tipos de lágrimas, todas ellas protegen al órgano de bacterias, lo mantienen humectado, y limpio. Así que, sentir picor o sensación "arenosa" puede ser un síntoma de deshidratación leve.
Dolor en las articulaciones
La composición de los cartílagos y los discos espinales es básicamente agua, un 80%; así que no es de extrañar que la falta de hidratación diaria sea muy importante para mantener sanas las articulaciones, para que cumplan su función de facilitar los movimientos mecánicos del aparato locomotor.
Problemas digestivos
Si la hidratación correcta es importante en la masticación, acción que da inicio al proceso digestivo, por obvias razones también lo es en las siguientes etapas del mismo. Y es que sin la apropiada hidratación, la cantidad y fuerza de las mucosas del estómago disminuye, dejándolo expuesto a los ácidos naturales que intervienen en el proceso digestivo, provocando acidez estomacal e indigestión. Así mismo, en los intestinos la deshidratación puede ser causa de constipación.
Envejecimiento prematuro
No es de extrañar que el envejecimiento prematuro esté relacionado con la deshidratación leve constante, ya que el cuerpo hace un mayor esfuerzo para realizar sus funciones vitales; a ese ritmo a doble vapor deterioramos nuestros órganos y también nuestro aspecto exterior.
Permanecer enfermo por más tiempo
Una buena hidratación puede ser la gran diferencia cuando estamos enfermos. Si todos los procesos del organismo necesitan agua, durante una enfermedad se vuelve imperante evitar la deshidratación. Sobre todo porque el agua nos ayuda a eliminar toxinas y limpiar nuestra sangre, de no proporcionar la cantidad suficiente el organismo la "roba" de la sangre, lo cual, como podemos deducir, nos hace sentir peor y trae más consecuencias desfavorables. Recordemos también que utilizar ciertos medicamentos favorecen la deshidratación, así que no hay que perder de vista este factor para ayudarnos en el proceso de convalecencia.
Muchas veces hemos escuchado la importancia de tomar agua durante el día, así como cifras ideales de la cantidad apropiada a beber. En general se nos ha dicho que 8 vasos o 2 litros, sin embargo, deben tomarse en cuenta otros factores para el ideal de cada persona, ya que el requerimiento diario puede variar por el sexo, la edad, el clima donde se vive, la actividad física, así como si se padecen enfermedades o, en el caso de las mujeres, durante el embarazo y al amamantar.
Otras consideraciones importantes:
La sensación de hambre puede ser deshidratación. En muchas ocasiones, la señal de hambre que nos envía el cerebro es en realidad deshidratación leve. Y esto se vuelve un bucle que nos afecta, pues al comer pondremos a trabajar nuestro cuerpo cuando lo que necesita es agua y para el proceso digestivo, como ya vimos, se requiere más agua.
Hidratarnos nos ayuda a combatir la fatiga. Si contamos que el cuerpo humano necesita agua para todos y cada uno de sus procesos, la va a tomar de cualquier lugar para asegurar su funcionamiento, es por esto que se dice que la puede "robar" de la sangre, lo cual nos da la sensación de fatiga y cansancio.
Comer frutas también ayuda. El cuerpo en sí necesita una cantidad de agua pura, las frutas como el melón o la sandía son básicamente agua y pueden ayudar a mantenernos hidratados; por otro lado los jugos embotellados, los refrescos y el café no deberían contarse como consumo de agua.
Observar la cantidad y apariencia de la orina. Se estima que durante el día se debe orinar de 4-7 veces; claro, esto depende de muchos factores, sin embargo, una menor cantidad puede suponer un problema. Otra señal de son las alteraciones en la orina, es decir que el olor sea muy fuerte o de apariencia turbia o muy amarilla; lo ideal es que sea de amarillo claro a transparente.
Los recipientes con medidas te ayudan a tu conteo diario. Si no estás tan acostumbrado a tomar agua y para estar más que seguros de consumir lo suficiente, el uso de recipientes que tienen medidas, o que al menos sabemos la cantidad que contienen, pueden hacernos conscientes de cuánta agua tomamos y cómo vamos durante el día. Recuerda que es mucho mejor tomar agua constantemente que empinarnos un bote entero.

viernes, 11 de diciembre de 2015

SEMANA SANTA

BUSCANDO LA VERDAD
 
¿Dónde estás Señor, dónde estás?
dónde estás Señor, Señor de los estados.
Tú que estás por encima de todos ellos
mira benevolente a todo tu rebaño.
Dónde estás Señor, ayuda a tus ovejas,
a los corderos y carneros descarriados,
ayúdales Señor  a volver al buen camino,
ayúdanos Señor que te necesitamos.
Envía al buen Noe, a fabricar la barca,
para que meta en ella el dolor y el pecado,
que la barca se hunda y ya no salga nunca,
ayúdanos Señor, que te necesitamos.




 

FLORES


FLORES
Que lindas las flores: dan alegría, olor y color a la vida. Las flores silvestres nacen, crecen y viven en el campo, son maravillosas como la preciosa, sencilla, olorosa y humildísima violetilla.  

CAMPESINA
Te traigo un ramo de flores
entre hierbas disfrazadas,
maravilla de los campos,
deliciosas, perfumadas.
Violeta como tu nombre,
primorosa y admirada,
del campo la más sencilla,
dulce, suave y delicada.

lunes, 7 de diciembre de 2015

¡QUÉ SEMANITAS!

Hay temporadas en las que estamos decaídos y sin ganas de hacer nada. Son esas temporadas en las que ya levantarte supone un sacrificio y andas toda la mañana por la casa como alma en pena. El caso que no estás mal como para ir al médico, no tienes fiebre, y aparentemente estás bien, pero desayunas y no te apetece moverte del sofá. Piensas que ya no tienes mucho que hacer, pero meterte otra vez en la cama, ¡mejor no!, tu familia se preocuparía, no quieres preocupar a nadie y así vas tirando. Están los días tan tristes, que creo que todo se pega. Hasta que un día sale el sol, y tú resplandeciente, parece que sales de un largo letargo como los osos. Pero hasta entonces, solo los fines de semana te dan un poco de vidilla.
LA SEMANA
El lunes estoy con sueño,
el martes estoy cansada,
el miércoles estoy mala,
el jueves, me quedo en cama.
El viernes, ¡estoy muy bien!,
el sábado y el domingo
lo quiero pasar fetén.
Llegará otra vez el lunes
y volveré a tener sueño,
martes, miércoles y jueves
son, días de desgana y tedio.
El fin de semana está
asomando las orejas,
el sábado y el domingo
no habrá cansancio, ni quejas.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

EL HOMBRE Y LA CULEBRA

CADA OVEJA CON SU PAREJA
Nos estamos alejando de nuestra tierra, de nuestras raíces, de nuestra religión, de nuestros principios, y eso tarde o temprano se paga. Algunos creen que lo suyo es lo mejor y van exigiendo que se respeten sus costumbres, sus leyes y todo lo que harían en la tierra en la que vivían. Siempre hubo gente que salía de su tierra, pero antiguamente respetábamos el refrán que decía: “donde fueres haz lo que vieres” y así procuramos vivir honradamente sin pedir nada a nadie, no teníamos otra opción. Encontramos un trabajo sin exigir demasiado, cuando pudimos compramos una casa, criamos a nuestros hijos con cierto esfuerzo y no tuvimos ni regalos, ni vacaciones ni cenas en restaurantes; ni pedimos, ni nadie nos dio nada. A veces nuestro esfuerzo se vio recompensado, y seguimos comportándonos como es debido. No renegamos ni de la carne de los cerdos, ni de la de vaca,  ni de los corderos, ni tampoco de los pavos. Cada uno comerá lo que mejor le plazca o le siente, y seguimos nuestra rutina sin meternos con nadie. De la religión hacemos lo que mejor nos conviene, si rezamos bien y si no, cada uno con su pan se lo coma, que Dios está en todas partes. Hay demasiadas religiones y la mejor es la que no se mete con nadie y seguimos diciendo: “ande yo caliente y ríase la gente” sin fanatismos, ni fantasías. Pero algunos son como los niños, “cuanto más les dan, más quieren”. “Y de bien nacidos, es ser agradecidos”.
A una culebra que de frío yerta,
en el suelo yacía medio muerta
un labrador cogió; mas fue tan bueno,
que incautamente la abrigó en su seno.
Apenas revivió, cuando la ingrata
a su bienhechor traidora mata.
                                                                       Felix Maria de Samaniego

martes, 1 de diciembre de 2015

A LOS PUEBLOS ABANDONADOS

MI CASA

FELICES FIESTAS
Ahora que estamos cerca de la Navidad, que todos recordamos a nuestras familias que ya nos dejaron, a esos otros que viven lejos de nosotros y a nuestros pueblitos que les dejamos solos. Deseo a todos, mucha salud, que es lo más importante. Si nos toca algo de lotería estupendo, pero no olvidemos el refrán de que “la mejor lotería, es el trabajo y la economía”. Yo hoy quiero volver a recordar a DON JOSÉ  MARÍA GABRIEL Y GALÁN, este estupendo poeta, que recordando a su “aldeita” escribió este fantástico poema. Es un poco largo y yo como otras veces lo pongo a mi manera. Espero, que de donde esté me perdone por adulterarlo.


¡PATRIA MÍA!
Mi patria es la aldeíta donde he nacido,
donde tuve los padres que me criaron,
donde existe vacío mi pobre nido,
donde alentaron los seres que me mimaron,
donde vivieron las almas que me quisieron,
donde vuelan las auras que me arrullaron.
Yo no tengo más patria que esa aldeíta,
donde está todo el fuego de mi cariño;
el corazón sin ella se me marchita,
pero pensando en ella se vuelve niño.
Porque has de saber, amigo mío,
que todos los años en el verano,
hago una poesía para mi pueblo,
y creo que ir a verlo, nunca es en vano.
Tú, pueblo mío no tienes de azahar un velo,
ni mares que te arrullen enamorados,
ni montañas que escalen el mismo cielo,
ni bosque con vergeles entrelazados.
Tú, no eres la sultana que se recrea
en la misma belleza que la agiganta,
¡rústica aldea!
Pero eres la aldeana trabajadora
que, al trabajo rendido y a las fatigas,
reclinas tu cabeza de labradora
sobre un haz de maduras, rubias espigas,
que este sol de Castilla calcina y dora.
¡Dios aleje la muerte de tus moradas!
¡Dios te dé a manos llenas dichas benditas!
¡Dios alegre tu cielo con su mirada!
¡Dios bendiga tus campos y tus casitas!
QUE MARAVILLOSA POESÍA, PERO QUE TRISTEZA TAN GRANDE ES VER LA CASA EN LA QUE NACISTE, EN ESE ESTADO TAN RUINOSO.
FELICIDADADES PARA TODO EL MUNDO, ESPECIALMENTE PARA MIS AMIGOS.

domingo, 29 de noviembre de 2015

¡FRAILE, MONJA O COCINERA!

Recordando nuestros juegos de niños. Uno de ellos era éste: fraile, monja o cocinera. Éramos dos niños jugando, cogíamos una amapola con su capullito cerrado y preguntando al otro, ¿fraile, monja o cocinera?, dependiendo el color que fuera, pues ese era su oficio. Si blanco monja, si rojo fraile, si rosa cocinera; si se equivocaba de color perdía.  
De un precioso libro de poesía de don José María Gabriel y Galán, una preciosa poesía.

La pulida paverilla / -¡un capullo de amapola!-
huelga con el paverillo / en la linde de la hoja.
La pavada anda buscando / hormiguitas y langostas
en los cercanos baldíos, / que no tienen otra cosa.
Sentada está la pavera / del lindón sobre la alfombra,
y el pavero de rodillas, / como adoran los que adoran.
Ella ha juntado en el halda, / donde los tallos les corta,
un montón de bien cerrados / capullitos de amapola.
Sin romperlo, en sus dedillos / uno coge cuidadosa
y se lo muestra al muchacho / preguntando: <<¿Fraile o monja?>>
Y esperando se le queda / ¡más picaresca y más mona!...
El capullo será fraile / si tiene rojas las hojas,
pero si las tiene blancas, / el capullo será monja.
Y estático el paverillo / con ojazos que interrogan,
contempla el misterio, y duda, / y se agita, y se emociona,
y mira luego a la niña / que lo apremia, que lo azora,
y lleno del hondo pánico / que presiente la derrota,
se lanza a dar la respuesta / como el que a morir se arroja.
Y apenas ha dicho: <<¡Fraile!>> / con la voz un poco ronca,
rompe la niña el capullo / y exclama entre risas: <<¡Monja!>>
 y apenas ha dicho el niño: / <<¡Monja!>>, con voz temblorosa,
<<¡Fraile!>>, le grita riéndose / la paverilla burlona…

¡Está más torpe el muchacho!... / ¡La niña tanto le azora!...
¡Y luego, es tan misterioso / un capullo de amapola!...
¡Como que yo no diría / jamás ni fraile ni monja!...

viernes, 27 de noviembre de 2015

LA AMETRALLADORA

QUE DIOS NOS PILLE CONFESADOS...
En estos tiempos de locura que estamos viviendo y con todas las armas mortíferas que se han inventado, las ametralladoras se han quedado absolutamente chiquitas.
Si don Manuel levantara la cabeza, vería que se quedó tan corto...
Parte de la humanidad desaparecerá "malamente" si dios o el diablo no lo remedian.
"Con esta ametralladora
dice el sabio Sisebuto,
mil disparos al minuto
y sesenta mil por hora.
!Que gloria será la mía,
si esta máquina potente
llega a matar buenamente
un millón de hombres al día!
Proclamarán su bondad
en las más remotas tierras,
y así acabarán las guerras...
Y también la humanidad"
         Manuel Ossorio y Bernart

martes, 17 de noviembre de 2015

MALDITOS ROEDORES

MALDITOS ROEDORES
Malditos roedores, decía el gato ante las trastadas de los ratoncillos en aquellos graciosos dibujos animados. Los atentados del tren que hubo en nuestra España hace unos años y lo que ha pasado en París no ha sido ninguna trastada de ningún dibujo animado, ni ninguna mala película de terror. Es un acto espantoso de unos terroristas dedicados a cometer unas barbaridades que ningún Dios las aceptaría.
Malditas guerras que alguien inventa para su beneficio, ¿pero que beneficios pueden traer semejantes atrocidades? ¿Qué puede caber en la cabeza de esa gente que entra en una discoteca disparando con armas de guerra (indiscriminadamente) a todo lo que se mueve? Ni Dios ni Alá ni ninguna religión, puede ser nombrada para semejantes actos. Seguramente estos individuos estarán orgullosos de su trabajo y no sentirán en su conciencia nada que les afecte. Con los siglos que han pasado desde que Jesús y sus discípulos andaban predicando el cristianismo, lo mismo que Mahoma invocaba como su dios a Alá, y todavía no hemos aprendido a respetarnos los unos a los otros. Que cada cual invoque al dios de su religión (que hay muchas) pero por favor ya son bastantes las atrocidades que se van repitiendo en el tiempo, en nombre de religiones y fanatismos, y como digo, no aprendemos. Maldito egoísmo.

UNA PRECIOSA POESÍA DEL POETA NICOLÁS GUILLÉN QUE VICTOR MANUEL Y ANA BELEN LA CANTAN COMO LOS ÁNGELES

ABRE LA MURALLA

PARA HACER ESTA MURALLA,
TRÁIGANME TODAS LAS MANOS:
LOS NEGROS, SUS MANOS NEGRAS,
LOS BLANCOS, SUS BLANCAS MANOS.
AY,
UNA MURALLA QUE VAYA

DESDE LA PLAYA HASTA EL MONTE,
DESDE EL MONTE HASTA LA PLAYA, BIEN,
ALLÁ SOBRE EL HORIZONTE.

¡TUN, TUN!

¿QUIÉN ES?
UNA ROSA Y UN CLAVEL...
¡ABRE LA MURALLA!
¡TUN, TUN!
¿QUIÉN ES?
EL SABLE DEL CORONEL...
¡CIERRA LA MURALLA!
¡TUN, TUN!
¿QUIÉN ES?
LA PALOMA Y EL LAUREL...
¡ABRE LA MURALLA!
¡TUN, TUN!
¿QUIÉN ES?
 EL ALACRÁN Y EL CIEMPIÉS...
¡CIERRA LA MURALLA!

AL CORAZÓN DEL AMIGO,
ABRE LA MURALLA;
AL VENENO Y AL PUÑAL,
CIERRA LA MURALLA;
AL MIRTO Y LA HIERBABUENA,
ABRE LA MURALLA;
AL DIENTE DE LA SERPIENTE,
CIERRA LA MURALLA;
AL RUISEÑOR EN LA FLOR,
ABRE LA MURALLA...

ALCEMOS UNA MURALLA
JUNTANDO TODAS LAS MANOS;
LOS NEGROS, SUS MANOS NEGRAS,
LOS BLANCOS SUS BLANCAS MANOS.
UNA MURALLA QUE VAYA
DESDE LA PLAYA HASTA EL MONTE,
DESDE EL MONTE HASTA LA PLAYA, BIEN,
ALLÁ SOBRE EL HORIZONTE...

viernes, 13 de noviembre de 2015

CATARATAS

ME GUSTA:
ESPERO QUE ESTA CLASE DE INVESTIGACIONES SIGAN REALIZÁNDOSE POR EL BIEN DE LA HUMANIDAD
OTRO ARTÍCULO DE YAHOO MUY INTERESANTE
Las cataratas constituyen un importante problema de salud al que se enfrentan millones de personas en el mundo. Se estima que un 60% de las personas mayores de 60 años las han sufrido en mayor o menor medida. No se trata de una enfermedad: la lente del ojo se nubla como síntoma de envejecimiento, de la misma forma que aparecen las arrugas o el pelo pierde fuerza.  
Para solucionar este problema, los pacientes deben someterse a una cirugía en la que consiste en la que se extrae el cristalino y se reemplaza por una lente artificial nueva. Hasta ahora. Porque un grupo de científicos norteamericanos está trabajando en un tratamiento a base de gotas que haría innecesario el pasar por el quirófano.
Los investigadores, que han publicado un estudio en la revista Science, han analizado la estructura de las proteínas que forman los cristalinos, las células que constituyen las lentes. Con la edad, esas proteínas acumulan determinadas sustancias que van creando la característica tela que se puede ver en un ojo que sufra de cataratas. Como los seres humanos dejamos de crear cristalinos al nacer, las células de la lente no se renuevan, y las que dejan de cumplir su función -dejar pasar la luz- quedan en el ojo, impidiendo la correcta visión.
Los científicos de la Universidad de California, de la de San Luis y de la de Michigan han unido esfuerzos para poder crear un medicamento que es capaz de devolver a las proteínas su aspecto original, es decir, limpiar todas las impurezas y añadidos que alteran su forma y por tanto, el funcionamiento correcto de la lente.
Y para poder aplicar esta medicina hace falta que la sustancia entre en contacto directo con la zona afectada. Es decir, debe ser administrada como gotas que limpian el ojo. El tratamiento ya ha sido probado con éxito con ratones y se espera que dentro de poco pueda contar con los permisos pertinentes para que empiecen los test con seres humanos.
 Este descubrimiento no solo puede suponer una nueva vía para todos aquellos que sufren de cataratas. El funcionamiento del principio activo, que los investigadores  han llamado ‘Químico 21’, también podría ser utilizado para revertir el aspecto y la función de otras proteínas que sufran transformaciones perniciosas, como por ejemplo las que están relacionadas con el mal de Alzheimer. Pero los investigadores advierten que esta idea es solo una suposición teórica, y no está basada en ningún tipo de estudio científico.

GENTE PARA TODO

Desde que el mundo es mundo siempre hubo gente inteligente que inventaba cosas, gente “lista” que se aprovechaba de ellos y los copiaba, otros que sin llegar a ser tontos del todo solo eran gente de “andar por casa”, y otros que por distintas dificultades en aquellos tiempos, no pudimos estudiar. También toda la vida ha habido gente que por su falta de interés por aprender cosas, se quedaron ahí, un poco en el “limbo de los niños”, han vivido trabajando para unos y para otros y así han ido tirando hasta su jubilación. También sigue habiendo gente “listilla” que se pasa ocho pueblos, sin importarles a quién se pueden llevar por delante. Lo estamos viendo en estos años tan duros de crisis, como ha habido gente que se ha arruinado y otra que se ha hecho multimillonaria. Y yo me pregunto: ¿como se pueden tener casi mil millones de euros? Si lo pasamos a pesetas a muchos nos darían mareos.
Y me vuelvo a preguntar, ¿como se puede hacer tanto dinero?, en fin; sigo pensando que somos muchas más las personas honradas y me conformo. Por otra parte esa gente que está todos los días en las noticias de la televisión ya sabemos como lo ha hecho.
De todas maneras hablando de gente lista y menos lista, hay un refrán que dice: no hay peor ciego que el que no quiere ver, o no hay peor sordo que el que no quiere oír. Yo añado que no hay más tonto que el que no quiere aprender, ni nadie más peligroso que el tonto que se cree listo. ¡¡¡La que pueden preparar, sobre todo, si están en algún puesto de mando, como algunos presidentes de pacotilla!!!
Pero hablando de pasarse de listos, hay noticias que te dejan un poco perpleja por su …  yo diría frialdad o maldad.
El 15 de octubre del año 1925 un periódico internacional ponía en su primera página esta noticia:
<<LA PROPAGACIÓN DE LOS IMBÉCILES, CONSIDERADA COMO UN BENEFICIO PARA LA HUMANIDAD>>.
Según el profesor Charles E. Merriam, de la Universidad de Chicago, decía que gracias a los avances de la ciencia en la producción de animales y plantas, del mismo modo, era posible producir super-hombres, verdaderos genios. También era factible producir una especie de sub-hombres, <<semi-idiotas, especialmente aptos para el trabajo de la industria y de la agricultura que solo requieren fuerza muscular>>. Lo suficientemente humanos para hacer el trabajo y lo suficientemente estúpidos para que no sufran humillación por ello.
No sé si alguien hizo pruebas para hacer a los super-inteligentes o a los imbéciles, pero en este mundo sigue habiendo de todo.   

miércoles, 11 de noviembre de 2015

EMPRESA DE LAVADO

UNOS POCOS CATALANES
AQUI CABEN BASTANTES TRAPOS SUCIOS
 Novedades en las lavadoras industriales
 En el lío que nos están metiendo unos pocos catalanes, se les ha metido en la cabeza que no quieren estar con España: y contra viento y marea quieren salirse con la suya. Son unas pocas personas que aspiran a gobernar en Cataluña y para ello no dudan en saltarse las leyes. ¿Como piensan ordenar nada ellos, si van pregonando que si no les gusta la ley no la harán ni caso? Estas personas se creen incombustibles y no les importa nada ni nadie.
Esta es la clase de gente que no me gustaría tenerlas ni de vecinos. No se si viene a cuento esta poesía de Lorenzo Gomis  (Barcelona 1924)

EMPRESA DE LAVADO
Aquí se lava todo, todo queda borrado,
la mancha y el zurcido, el crimen y el pecado.
Aquí se lava todo. Empresa de lavado
abierta el año 30 por un ajusticiado.
Era un hombre de pueblo, carpintero de oficio.
No llevaba corona, ni espada, ni cilicio.
A los hombres piadosos les sacaba de quicio.
Comía con los malos. No tenía otro vicio.
Predicó por los pueblos algo más de dos años.
Hablaba de la siembra, de pesca y de rebaños.
Curaba al paralítico que rondaba los baños;
echaba a los demonios, veía sus engaños.
Era Dios en persona y murió como un hombre.
Se levantó de nuevo –que ninguno se asombre–
y a uno de sus amigos,  Pedro de sobrenombre,
le encargó que lavara, que lavara en su nombre.

martes, 10 de noviembre de 2015

¡VIVAN LOS BUENOS ROBINSONES!...

NOTICIA DE YAHOO, OTRA VEZ

¡¡QUÉ TENDRÁN NUESTROS PUEBLOS!!

SINFOROSA Y MARTÍN, LA PAREJA DE ANCIANOS QUE VIVE SOLA EN UN PUEBLO ESPAÑOL HACE DÉCADAS


En las montañas españolas, en un pueblo sin agua corriente, televisión ni teléfono, un matrimonio de ancianos vive aislado y feliz desde hace más de 45 años.
Sinforosa Sancho y Juan Martín Colomer, de 79 y 82 años son los únicos habitantes de La Estrella, ubicada en la comunidad de Valencia. El pueblo más cercano, Mosqueruela, se encuentra a 24 kilómetros por una carretera angosta bordeada por barrancos. Un hijo, con su esposa y nieto viven en Villafranca, no muy lejos de allí.  Pero la pareja prefiere estar sola.
"Comemos cuando tenemos hambre y nos vamos a dormir cuando nos entra el sueño, sin mirar la hora", relató Sinforosa en la entrevista a la prensa española en 2014. "No tomamos pastillas y comemos lo que queremos".
Ahora, “The last two” (Los dos últimos) un documental producido por Jungles in Paris sigue la vida simple pero dura de la pareja, que labra la tierra para procurarse alimento y cuida de numerosos gatos y perros.
Un avance del material muestra a la pareja en sus labores cotidianas: Sinforosa lavando ropa en una fuente pública, Juan Martín cuidando de los animales.
No tienen reloj, y sólo consultan el solar de la plaza del pueblo cuando se alumbra; poseen un teléfono celular, pero tienen que subir al monte para que les llegue la señal. Cuentan con energía eléctrica desde hace muy poco, gracias a paneles solares.
Se les ve almorzando en silencio, uno frente a otro, en lo que debió haber sido el comedor de una instalación abandonada. Sinforosa regaña suavemente a su esposo por la cantidad de aceite que le echó a la lechuga; él sonríe silencioso.
Se conocieron muy jóvenes mientras acarreaban ganado pues ambos eran pastores y siguieron viéndose en las tabernas del pueblo, donde se hacían bailes los fines de semana. Fue el inicio de una unión que está a punto de llegar al medio siglo.
Martín les confesó a los cineastas que habría dejado el pueblo hace muchos años, pero su esposa no quiere vivir en Mosqueruela porque le devuelve el recuerdo de una hija que murió trágicamente de 12 años.
"Yo ya haría años que en verdad…Es que no puede ser tampoco. ¿Dejarla sola a ella? ¿Qué hacemos? Es un problema”, reflexiona.
Colomer recuerda que alguna vez La Estrella vivió cierta prosperidad. Tenía entre 150 y 200 residentes, incluyendo maestros, alcalde, alguacil, enterrador y cura.
“En un año, dos años, se fue casi toda la gente”, relata el hombre.
A pesar de que viven solos–recibiendo la visita de algún curioso ocasional- los vecinos de Mosqueruela celebran dos romerías anuales en el santuario de La Estrella, que al menos por unas horas devuelven la vida y el bullicio al aislado paraje donde Sinforosa y Juan Martín disfrutan algo cercano a la felicidad. 

sábado, 7 de noviembre de 2015

CONVERSACIONES DE UN PATITO EN LA GRANJA

 (CUENTO)

El pavo real, siempre presumido, pasea luciendo su precioso plumaje delante de las sencillas pavitas y las humildes gallinas.
El altanero gallo vigila a sus gallinitas como señor del gallinero. La pata muy ufana, con su andar patoso, lleva a sus patitos hasta el cercano río, todos van satisfechos; hoy toca baño y un ratito de natación.
Las pavas y las gallinas sometidas a los caprichos de sus señores van y vienen picoteando el suelo en busca de gusanitos, lombricillas o granos que llevarse a su pico. Todos los animalitos vigilan que no llegue el zorro  a desbaratar la buena convivencia de todos los habitantes de la granja.
A veces el granjero trae algún pequeño corderito que corre por el corral llamando a su mamá con su gracioso be, be. Todas las ovejas van con el pastor a pacer al campo y cuando llega la noche viene la mamá del corderito y le da su ración de leche, ¡con que ganas mama el corderito! Dentro de poco lo llevaran, pero seguro que otro ocupara su lugar en pocos días, que nos hará compañía y nos deleitará con su balido. Esta tarde el granjero ha llegado al corral con dos ovejas heridas, el lobo ha vuelto a hacer de las suyas, ha matado siete ovejas y herido a otras tantas, algunas graves y tendrán que ser sacrificadas. ¡Pobres ovejas!, ¿que culpa tienen ellas de que los lobos tengan hambre? El zorro también es malo, es muy listo y a veces se cuela en el gallinero sin que nos demos cuenta; cualquiera de nosotros puede acabar entre sus fauces y, ¡tiene unos colmillos muy grandes!
No me gustan los zorros ni los lobos, ni ninguno de los animales que matan a otros para comerlos. Por lo menos los humanos nos alimentan y nos cuidan; aunque nuestro destino sea ese, ser sacrificados para alimentar a otros.

CUADERNO DE CÁNDIDA

   NUESTRA VIEJA ENCICLOPEDIA
  
   ANTONIO EL MAESTRO
   Antonio disfrutaba con la charla de la mujer y le pidió que le contase como eran las cosas cuando ella iba a la escuela. Cándida que tenía tiempo y muchas ganas de hablar dijo: 
   –De pequeña yo andaba un poco malucha, hasta el punto y según me contó mi madre, que cuando tenía dos años un día pensaban que me moría, ya me tenían amortajada y cuando pedí agua a mi tía que estaba con mi madre se quedaron petrificadas.
   Lo que más recuerdo son las cosas de la escuela: al poco tiempo de ir a ella por primera vez, vino una maestra nueva, estaba sustituyendo a otra y enseguida tuvo que marchar. La víspera nos reunió a todos los niños a la salida de clase para despedirse y nos fue besando uno a uno. A mí me dio mucha pena y fui a casa llorando, mi familia me preguntó qué me pasaba, cuando les dije el por qué, se echaron a reír. <<No te preocupes –dijeron–, ya vendrán muchas más>>. No sabía yo, hasta que punto iban a tener razón.
   Era muy normal que cada año tuviéramos una maestra nueva. No teníamos muchos libros pero la señorita, solía traer algunos de su casa y de allí nos enseñaba un montón de cosas. A mí lo que más me gustaba era leer, aún recuerdo el libro “El Quijote” era de la escuela, estaba adaptado para niños y era muy divertido. –Y Cándida seguía diciendo–. Había días que en la escuela lo pasábamos muy bien.
   Te voy a contar una anécdota que pasó un buen día:
   La señora María y su marido Pablo tienen un hijo que se llama Jesús y una niña disminuida psíquica llamada Paulina, esta chica es muy simpática y habla con todo el mundo.
   De pequeña no solía ir a la escuela, no sabía leer ni escribir pero su abuela le enseñaba a rezar, le cantaba canciones y ella lo aprendía enseguida.
   Algunas veces en invierno entraba a la escuela con la señorita, ésta le ponía una silla a su lado y mientras los demás hacíamos deberes, ella trataba de distraerle. Un día la señorita, le enseñaba una estampa de la Virgen María y le preguntaba: <<¿Quién es esta Señora?>>, la niña no lo sabía y daba la callada por respuesta, después de preguntarle tres veces, la señorita decía: <<La madre de… la madre de…>>, uno de los alumnos se levantó de su pupitre y fue donde un compañero para preguntarle algo, la señorita lo llamó: ¡Pepito! y la niña respondió rápida y muy contenta: <<¡La madre de Pepito!>>, a los demás niños nos hizo mucha gracia y todos nos reímos. Después de decirle que era la Virgen María y la madre del Niño Jesús, la señorita le volvió a preguntar: <<¿Y sabes cómo se llama el padre del Niño Jesús?>> y la niña contestó sin dudarlo: <<¡Pablo!>>.
   Ahora sí que todos soltamos una carcajada, la señorita nos castigó sin salir al recreo y nos puso dos cuentas bien largas de dividir. Yo después de hacer las cuentas escribí esta poesía.
   Y Cándida recitó el poema de memoria.

¿ES NUESTRA AMIGA LA LUNA?
¡Mamá, la luna nos sigue!,
¡mamá, nos sigue la luna!
Si me vuelvo para verla
saca la lengua y me burla.
¡Mamá, nos sigue la luna!,
¡mamá, la luna nos sigue!
Si yo la vuelvo a mirar
me guiña un ojo y sonríe.
Mamá, ¿qué quiere la luna
que no deja de mirarme?
Si me escondo, ella se esconde
y cuando salgo, ella sale.
Mamá, ¿es nuestra amiga la luna?,
pues cuando entramos en casa,
ella se queda parada
enfrente de mi ventana.

MAS CANTARCILLOS

DE MI COSECHA
Dices que tienes, que tienes   Dices que tienes, que tienes,
los zapatos con tacones,        ¡pero que vas a tener!
y al pobre de tu marido          una mula vieja y coja
lo tienes sin pantalones.          que no se puede tener.

Dices que tienes un novio,      Dices que tienes, que tienes,
que tiene mucho dinero,         un vestido colora’o,
¡ay pobre lo que te espera!    que te lo han hecho de un saco
porque es viejo, tonto y feo.   y aún no lo has estrena’o.

viernes, 30 de octubre de 2015

LA PRINCESA SAMID

LA PRINCESA
 CUENTOS DE PRINCESAS - Libros y Cuentos Sobre Ruedas

   La princesa Samid era la hija de los reyes Dimas y Sadim: vivían en un palacio muy bonito por dentro y por fuera, no tenía hermanos y era la ‘princesita’ para todo el mundo. Sus padres estaban muy orgullosos de su hija y la tenían como su mejor tesoro. En palacio estaba toda la gente que la quería, desde sus padres hasta el último criado.
   La niña también tenía un perrito llamado Granizo con el cual jugaba, y estaba tan protegida que solo salía al jardín con la reina y su doncella.
   Pero la niña se hacía más mayor y aunque en su casa tenía muchos juguetes, profesores y personas a su servicio, todos eran mayores y la pequeña se aburría. Un día de junio como tantos otros salió al jardín, llevaba a su perro y jugando, no se dio cuenta de que a su mamá la reina, se le había enredado su vestido en un rosal al coger una rosa, y su doncella intentaba soltarlo sin desgarrar aquella maravillosa prenda. La niña seguía jugando con el perro hasta que llegaron a la puerta de salida. Normalmente allí siempre había varios guardias que no dejaban entrar ni salir a nadie si no les daban una contraseña, pero en aquel momento no había nadie y el perrito se coló por las rejas de la gran puerta. La niña lo llamó varias veces pero el perro seguía correteando, la niña quería mucho a su perrito ya que era el único amigo que tenía, lo volvió a llamar y al ver que el perro no quería entrar, intentó salir ella por el lugar que había pasado el perro. Al final vio como una de las rejas estaba un poco más separada de las demás y ¡eureka!, salió a la calle sin ninguna complicación. Mientras la reina y su doncella se habían deshecho del abrazo del rosal, dándose cuenta de la falta de Samid y su amiguito Granizo, pero ellos ya estaban un poco lejos. 
   La niña y su perrillo siguieron andando, al pasar por una calle vieron jugando a un corro de niñas, se acercaron a ellas, las pequeñas le miraron a la pequeña princesa y le dijeron: <<Vete de aquí niña, que se te va romper ese vestido que llevas y te va a reñir tu mamá>>, y Samid se fue sin decir nada. Poco después pasaban por un parque, encontraron a una niña que paseaba a su perro, y los perritos se dedicaron a conocerse y a jugar, hasta que la otra niña dijo que ya era hora de irse a casa. Samid dijo que ella no podía ir a la suya.
   –Y, ¿por qué no puedes ir tu casa? –preguntó la niña del parque.
   –Soy la hija de los reyes y me he escapado de casa.
   –No me lo creo aunque lleves ese vestido de princesa, a lo mejor has estado en alguna fiesta de disfraces.
   –Tú  lo has dicho, esa es la verdad –dijo Samid–, yo no soy de este pueblo, el vestido me lo dejó una niña y ella se llevó el mío. Hoy he venido a entregarlo, pero no sé donde vive y como no la conozco no lo puedo cambiar. Si te gusta te lo cambio a ti por uno tuyo, más o menos tenemos la misma talla.
   –Bien, yo te dejo este y ya preguntaré a ver a quién pertenece ese vestido tan bonito. Por el mío no te preocupes, mi padre no se va a enterar.
   –¿Por qué dices tu padre?, no tienes madre acaso?
   –No, yo no conocí a mi mamá, murió al nacer yo. Si quieres puedes venir a mi casa, los perros se han hecho muy amigos. Puedes comer conmigo y luego ya te acompañaré a tu casa.
   –Bien, pues vamos cuando tú quieras –dijo Samid que ya empezaba a sentir hambre.
   A las niñas les hizo gracia el cambio de ropa y se fueron hasta la casa de la nueva amiga de la princesa, la niña abrió la puerta y subieron al piso, no había nadie más y Samid preguntó:
   –¿Dónde está tu padre?
   –No sé, tenía que trabajar, es uno de los guardias del rey y parece que en palacio ha debido pasar algo muy gordo.
    –¿Pues, que ha pasado?
   –No sé, papá no puede decir nada, pero yo lo conozco bien, y estaba muy preocupado.
   Las niñas comieron tranquilas y Samid viendo que nadie la reconocía y tampoco la creían cuando decía que era la princesa dijo:
   –Yo tampoco tengo padres, murieron hace poco en un accidente de avión. Cuando se fueron de viaje yo me quedé en un hotel con mi perrito. Después de todo, a mí me quisieron llevar a un orfanato, a mi perrillo a la perrera y nos escapamos. Cuando pude fui a mi casa, recogí algo de ropa y dinero, y desde entonces andamos vagando por ahí.
   –Pues te puedes quedar aquí y vivir con nosotros para siempre. Papá gana bastante dinero y nos podrá mantener a las dos, iremos juntas al colegio y seremos como hermanas, ¿qué te parece mi idea?
   En aquel momento llamaron por teléfono y la niña fue a ver quién llamaba, enseguida volvió y dijo:
   –Papá no vendrá esta noche a dormir, tiene que seguir trabajando. Hoy nos haremos compañía, cenaremos un poco y luego nos acostaremos.
   Al día siguiente cuando las niñas se levantaron ya estaba el dueño de la casa (padre de la amiga de Samid), éste dijo que no podría venir a comer y a lo peor tampoco a dormir.        
   –Algo grave pasa en palacio, dijo la chiquilla, papá no suele estar tan preocupado.
   –Yo sí sé lo que ha pasado, ha desaparecido la princesa que soy yo, ya te lo dije ayer.
   La niña del parque absolutamente nerviosa dijo:    
   –¡Vamos rápidamente a palacio, estarán todos locos buscándote!
   Salieron deprisa para llegar a palacio, se olvidaron del perrito Granizo y Samid no sabía como llegar, nunca había salido más allá del jardín, la otra niña andaba muy rápida y la princesa casi no la seguía.
   De pronto la niña se paró en la parada del autobús, cuando llegó el vehículo las dos subieron a él y al poco rato se bajaron. La niña seguía andando muy deprisa, y al momento entró por una puerta que llevaba a una estación de metro, (Samid solo la había visto en fotos y libros) y se preguntaba dónde la llevaría aquella niña desconocida. En unos minutos paró el tren y la niña cogió a la princesa de la mano, salieron de la estación y fueron a parar justamente frente al palacio de los reyes. Las dos niñas respiraron aliviadas y desde fuera pudieron ver todo el ajetreo y la preocupación de todos por la travesura de la princesa.
   Todos en palacio se tranquilizaron al ver a las niñas: los reyes le dieron las gracias y una gratificación a la otra chiquilla del parque, ellas se despidieron y quedaron para que al día siguiente aquella muchachita tan simpática volviera con el perrito Granizo y su perro a jugar a palacio.
   La falta de Samid hizo que sus padres se disgustasen mucho con ella y era algo con lo que no habían contado nunca, pero aquella travesura hizo que la niña encontrase una buena amiga, que le había enseñado muchas cosas y que desde ahora podían compartir otras muchas.