domingo, 26 de febrero de 2017

MIEDO ESCÉNICO



MIEDO ESCÉNICO

Dicen que el mejor remedio para quitar los miedos es enfrentarse a ellos. Pero, ¿quién le puede decir a alguien que tiene miedo a volar en avión, que se enfrente a un vuelo sin “más ni más”? Parece difícil pero hay mucha gente que todos los días se enfrenta a cantidad de riesgos sin ningún miedo. ¿Son valientes, osados, o estúpidos? Hay personas que no somos ni lo uno ni lo otro y sin embargo, tenemos muchos prejuicios: timidez, miedo al ridículo, miedo escénico, e incluso miedo a enfrentarse con la gente. Algo de eso, es lo que hace unos días sintió ella cuando tuvo que salir a un escenario. Siempre fue una gran tímida, ha estado la mayor parte de su vida metida en su concha, a cambio de ello empezó a escribir, más que nada para desahogarse y para distraer los tiempos muertos. El papel en blanco no le exigía que lo hiciera bien, le daba la oportunidad de callar si decía algún inconveniente y no le miraba con cara de pena al ver su azoramiento cuando no le salían las palabras. Decidió ser fuerte e intentar salir adelante buscando otros recursos y quitando temores, le costó mucho, de alguna manera y con un gran esfuerzo, poco a poco fue saliendo. Cuando más contenta estaba y cuando ya creía haberlo superado, al salir al escenario se encontró en un gran atasco y con ello arrastró a otra gente que confiaba en ella. Envidia a esa gente que sabe salir airosa de las situaciones, pero no puede remediarlo, en esos momentos no ve ni entiende nada. Pide perdón por el gran ridículo, y siente una vergüenza espantosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada