viernes, 5 de septiembre de 2014

ALUCINE

ALUCINE

Jamás pensé que una poesía mía la iba a ver escrita en los programas de las fiestas de Briviesca, encabezando el saludo del señor alcalde Don José
 María Ortiz Fernández el día del chupinazo, en sus fiestas de Nuestra Señora y San Roque de este año 2014. Son muchos años que a lo largo de sus veranos hemos acudido a este pueblo para pasar un tiempo. Hacía ya varios años que no veníamos, pero antaño estuvimos muy a gusto y por eso el año pasado y este mismo año hemos vuelto. Soy de un pueblo cercano aunque no es de La Bureba, en concreto de Castil de Carrias. En dicho pueblo no vivimos nadie pero sí hacemos un encuentro de castrillanos y familias para quien quiera acudir a finales de Agosto. Este año hará el catorce aniversario y yo suelo decir en la misa (que hacemos en una carpa), unas palabras con una poesía. Mis poesías y relatos son muy sencillos y aunque yo no quiero publicidad (no lo escribo para eso), tengo muchas más visitas de las que esperaba, y una de mis pequeñas y sencillas obras es la que he visto en el saludo del señor alcalde como coplilla briviescana.
Pues no, dicha poesía no es ninguna coplilla briviescana. Es obra mía, recogida en un pequeño libro el año 2010 y registrado en Bilbao.  No quiero ningún mérito ni ninguna disculpa, pero si que la gente sepa, que ha sido un honor agridulce ver que mi humilde poesía puesta en mi humilde blog, haya sido dicha como ‘coplilla briviescana’ por alguien a quien yo considero de mucha más importancia que mi modesta persona.
Estaría muy bien y sería un buen detalle por su parte, que el autor ‘del saludo del alcalde’ en el programa de dichas fiestas (si vuelve a visitar mi blog), ratificase con un comentario lo que yo estoy escribiendo en este momento.
Esta es la poesía que yo le hice a mi pueblo hace ya algunos años, como se podrá apreciar está cambiado en el segundo verso, “calles" por “fiestas".
Un saludo para todos y muchas  gracias.


  ESTA ES MI POESÍA              ESTA PEQUEÑA ESTROFA
                                                    ES SU COPIA
   Familia y amigos,                Familia y amigos
   calles de mi pueblo,             fiestas de mi pueblo
   juegos de mi infancia,         juegos de mi infancia
  os echo de menos.                 os echo de menos.
  El cielo de julio,                        (coplilla briviescana)
  la luna de enero,                                                
  los campos y valles,                                                        
  las lomas y cerros.
  ¡Como os añoro!
  ¡Como os recuerdo!                            

                        Irene Sáez Saiz
                                    
                                                   

UN NUEVO AÑO 2014

 FOTOS Y DIAS QUE MERECE LA PENA RECORDAR
NO IMPORTA LA FECHA


 Hola amigos: ya se acabaron las vacaciones, el pueblo y las fiestas. Las vacaciones de las amas de casa no son tal, solo cambiamos de pueblo, de casa y de cocina y la verdad que es un mareo eso de andar cambiando ropas y arrastrar maletas, aunque vayas cómodamente en coche.
Este año también hemos hecho la fiesta del pueblito: ha habido algo menos gente pero con la misma alegría y la misma ilusión. Como de costumbre cada uno ha cumplido con su obligación y el día también acompañó. Yo como de costumbre me empeñé en cumplir lo mejor que pude y supe.


CASTRILLO 2014
Muy buenos días a todos: De nuevo estamos cumpliendo otra nueva cita, un día más que sumar en nuestro calendario de los días felices. Es muy bonito y gratificante conocer a las familias de nuestros antiguos vecinos y volver a saludar a los amigos de siempre. Desde aquí un beso para todos.
Las caras llenas de satisfacción dicen todo lo que estamos sintiendo. No en vano dice el refrán que vale más una imagen que mil palabras.
Empezamos nuestro primer encuentro en el año 2001 y se cumplen 14 años de aquella primera fotografía de los hijos de este pueblo. Si ahora se volviera a repetir ya no seríamos los mismos, faltarían 13 castrillanos, que ya descansan en la paz del Señor. 
Tampoco saldrían en nuestras fotos otros vecinos, que aunque nacieron lejos de aquí, vivieron felices en este pueblo durante muchos años y después volvían emocionados como un castrillano más, y alegremente acompañaban a nuestro pueblo, a nuestra misa y a nuestra pequeña fiesta.
Y nos apetece recordar con alegría a esos otros hijos y amigos de Castrillo, que llegaban encantados a nuestro encuentro, con sus cónyuges, hijos, nietos y otros familiares y que también el Señor los llevó hasta su morada para siempre.
Hoy a todos los echamos de menos y queremos recordarlos con un cariño especial.
Pero en estos 14 años han sido muchos más los que han abandonado esta vida terrenal. Castrillanos que hace muchos años se fueron a vivir a otros lugares. Nunca vinieron a nuestro encuentro, pero sabemos que dejaron de existir y ya nunca podrán estar con nosotros.
Sería un poco largo nombrar a todos aquí y ahora, y quizá un poco injusto si nos olvidáramos de alguien. Rezaremos nuestras oraciones en nombre de todos ellos y deseamos de corazón que descansen en paz. Ahora como de costumbre quisiera decir una poesía.

OTRA CARTA A CASTRILLO
Ya nos tienes aquí de nuevo,
seguramente nunca quisimos marcharnos,
al partir dijimos, ¡hasta pronto!,
y con tristeza nos fuimos alejando.
Ya no llama el cartero a nuestra puerta,
ni canta el gallo en la madrugada,
ya todo el paisaje está desierto
y están todas las lomas muy calladas.
Solo el campo da su fruto; nace y muere cada año
y cada verano se recoge la cosecha,
mas tus hijos poquito a poco nos vamos
y tus viejas raíces, ya no se renuevan.
Recorremos las calles contemplando
como te desmoronas piedra a piedra,
y pensando en tu ocaso, meditamos,
invadidos por la pena y la tristeza.
Caminamos en silencio, cabizbajos,
y una dulce brisa nos anima y nos refresca,
manantial de esperanzas y ternura,
que entre suaves murmullos hasta el alma penetran.
Caricias de otras almas y otros tiempos,
mensajeros que nos aman y conmueven,
amores que nos tienen atrapados
y es que su cariño nunca muere.
Nuestra alma, nuestro ser todo,
en este pueblo nuestro lo dejamos,
nuestro cuerpo se fue, mas nuestro espíritu,
como una llama viva se ha quedado.        
IRENE SÁEZ SAIZ